Jugar al niño es nutrir su vida interior, descubrir su vocación y buscar un sentido para su vida. Al jugar con otras personas, el niño aprende a vivir socialmente, respetando las reglas, cumpliendo las reglas, esperando su turno e interactuando de una manera más organizada.

Los niños necesitan experimentar sus ideas a un nivel simbólico, para comprender su significado en la vida real.

Entonces tienes que jugar, jugar en serio, jugar profundamente.

Envíenos un juego o juego genial contactando a ABBri

Elige tu juego:

arrow&v